El privilegio de dar

Servir es sembrar...sembrar semillas buenas. No es preciso haberlas recibido o cosechado...ella mana milagrosamente de las recónditas alforjas de nuestro espíritu y del corazón. Servir es, servir a todos y a cualquiera que nos llame, no preferentemente a quienes, a su vez, puedan alguna vez servirnos a nosotros. Servir es sembrar siempre... siempre... sin descanso, aunque... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑