El privilegio de dar

el privilegio de dar dame la mano

Servir es sembrar…sembrar semillas buenas. No es preciso haberlas recibido o cosechado…ella mana milagrosamente de las recónditas alforjas de nuestro espíritu y del corazón. Servir es, servir a todos y a cualquiera que nos llame, no preferentemente a quienes, a … Sigue leyendo

Tu voto: